En una foto en blanco y negro.

ES INCREÍBLE COMO DESPUÉS DE TANTOS AÑOS TE SIGUES COLANDO EN MIS SUEÑOS. Y ME DESPIERTO AGITADA, LLORANDO Y ECHÁNDOTE DE MENOS;  PORQUE HACE MUCHO TIEMPO CERRASTE UNA PUERTA SIN RETORNO Y YA NUNCA NADIE MÁS TE VERÍA, TE TOCARÍA, TE SONREIRÍA.
PORQUE NO HAY LÁGRIMA QUE LIMPIE TU RECUERDO POR GRANDE QUE ESTA SEA.
PORQUE ES IMPOSIBLE DECIR ADIÓS SINCERO CUANDO TE OBLIGAN.
PORQUE DE TANTO NEGARTE, AHORA ME ARREPIENTO.
PORQUE HAY VIAJES A LA LUNA DE LOS QUE YA NO SE VUELVE.
Y TE SIGUES QUEDANDO AQUÍ PORQUE YO NO TE DEJO IR, NO TE SUELTO.
MIRO TU FOTO EN BLANCO Y NEGRO Y EN ELLA ME DESCUBRO A MÍ.

 

 

Somos 3

2E24F93A-9FB7-4896-908B-DD085A274AA0
Somos como un melocotón: con nuestro hueso, pulpa y piel. El hueso es nuestra batalla perdida. Esa zona endurecida, rígida, protegiéndose de todo porque en su interior la vulnerabilidad es como una bomba que amenaza con explotar sin previo aviso y con el más insignificante de los detonantes. Luego se encuentra la pulpa. Esa zona que es muy nosotros con secuelas de la anterior pero que se podría decir que es la mejor versión de nosotros mismos. Un poco tamizada y pasada por el filtro de la condescendencia y aceptación forzada. Nos queda la última, la piel, esa parte que mostramos a los demás y a la que dedicamos más tiempo del debido. Es nuestra defensa e imagen, luego hay que cuidarla hasta tal punto, que no se parece en nada a la pulpa. El mentiroso siempre se mostrará como el sincero. El pobre como el rico. El hipócrita como el más honesto. El celoso como el pasota y así un sinfín de estrategias más.
La piel es capaz de manipular, de decir “te quiero” aún siendo mentira, de negar su culpa hasta con pruebas evidentes que le delatan.
Hueso, pulpa y piel siempre deberían ir de la mano pero tan poco amor propio los separa irremediablemente.

¿ Eres A o B?

660608C2-2522-4DA2-9AD1-82E2D2974939
Es complicado gestionar las emociones cuando no terminas de entender que tienes dos caras: A y B.
Cuando sientes rechazo y al rato sientes apego. Cuando odias el ruido pero curiosamente escuchas tus canciones favoritas a máximo volumen. Cuando dices no ser celoso y de pronto te recorre un hilo conductor de hostilidad que te hace temblar de furia. Cuando dices ser generoso y te atragantas por tener que compartir tu tiempo. Cuando te hartas de hablar de tu sinceridad y en cero coma adoptas un papel merecedor de un Óscar. Cuando dices no ser violento y te apetece un día repartir leches a diestro y siniestro. Cuando vas de tolerante y te indignas ante una manifestación. Cuando presumes de autoestima y lo que tienes es mucho ego.
No eres perfecto. No eres ni el mejor ni el peor. Eres al igual que todos una persona con sus dos caras. Se manifiestan en caso extremos y casi nunca se encuentran en equilibrio.
¿Y tú , dirías que sabes quién eres?

Mi otra mitad

91ED33BA-ECBB-4AFE-918D-092C49A2F965
Tengo la necesidad extrema de que te vayas dejándome una sensación de perdón por todo aquello que no supimos compartir y todo aquello que no nos dijimos.
Tu marcha fue un golpe de realidad que dejó nuestros corazones vacíos y nuestras vidas rotas, aunque ellas ya se resquebrajaron cuando nos anunciaron tu destino.
Me ha costado mucho tiempo entenderte y de hecho hasta ahora no he razonado tus últimas palabras de forma correcta. Siempre viví enfadada contigo y lo seguía estando, lo que ya no sé es, si es porque te fuiste sin quererlo o porque malinterpreté ese mensaje.
He hecho todo lo posible, no por olvidarte pero sí porque no me duela tanto tu ausencia y la realidad es que no tengo el derecho de cargar a los demás con mis heridas.
Me encantaría tanto sanarlas por fin para ver una fotografía tuya y no emocionarme, aunque hay días que lo consigo pero cuando llega una fecha señalada me falta el aire y la tristeza me invade.
Estate tranquila y disfruta de tu nueva etapa, no es necesario que permanezcas tan arraigada a nosotros o quizás soy yo la que no te dejo marchar. Te puedes seguir colando en mis sueños, afortunadamente ya no son terribles, si no tú y yo, disfrutando de un día cualquiera y poniendo nuestros puntos de vista opuestos visibles ante la duda.
Ojalá que todo te vaya bien allá donde estés y que seas muy feliz como nosotros aprenderemos a serlo sin ti, siempre te recordaremos pero de un modo más dulce y sosegado.

La nube negra

094300AF-9509-4887-9198-B57511E8BE0A
Hoy es uno de esos días en que piensas que hubiese sido mejor no despertarse, porque total, lo has hecho con esa nube negra que te aplasta y  persigue a todos lados para intentar derrumbarte sin tu consentimiento.
Decides pasar ese día  lo mejor que puedes, quizás distrayéndote sería una buena idea; qué tal si probamos yendo a tu lugar favorito o practicando tu hobby preferido, pero mejor solo, que hoy no eres buena compañía.
Y no paras de mirar el reloj, deseando que pasen las horas. Que llegue la noche para dormir y amanecer con otro día más soleado.
Ocurre que, la decisión de ir solo a tu lugar favorito o hacer ese hobby que tanto te gusta, carecen de sentido en este día tan gris. La nube negra no se esfuma como si del humo de un tubo de escape se tratase, sigue ahí impasible, disfrutando de tu desasosiego y ansiedad provocados por la atención que le estás prestando. Se hace más y más voluminosa y esponjosa, absorbiendo la poca energía que creías sería suficiente para este día.
Llega la noche, y suspiras dando gracias por poner fin al dichoso día.
En el nuevo amanecer has decidido esforzarte e intentar ver qué pasa si compartes tu tiempo con aquellas personas a las que quieres y que tanto te quieren y observas que tienes un día  diez. Reflexionas en que es una pena que cuando ves la nube negra desees estar a solas y reparas en que quizás sea en esos momentos cuando más valioso y mágico se hace el amor recibido.
Quieras o no quieras, y te creas más o menos independiente, no hay mejor medicina que el amor recíproco.

 

 

 

 

¿Repetimos?

A809C581-2A20-419C-9F78-26EB58E12119

Y vuelve a pasar. Otra vez la misma mierda de siempre. Te sientes atrapado, como si todo lo que has luchado no hubiese valido la pena. Vuelves a retroceder. Comienza el gobierno tirano del “todo me da igual ”. La capacidad de disfrute no tiene lugar en este sistema.
Y entonces, haces memoria de todo lo aprendido, y esas palabras que un día escuchaste, te susurran el mismo mensaje “márcate un objetivo o meta y volverá la ilusión  y sentido de la vida
Y ahora es cuando te preguntas por qué si lo sabes no lo pones en práctica fácilmente.
Somos así , tan dueños de nuestro destino que a veces olvidamos el camino a trazar y seguir.

Mi mejor amiga: la ansiedad

18532753-0A2F-43C3-9CB7-F39027430E61.jpeg

<<Toc, toc, ¿se puede?>> Es ya la tercera vez que me plantas la puerta en las narices y me empiezo a cansar. De verdad que no vengo para hacerte la vida imposible. Simplemente te quiero ayudar, pero no me dejas. Hoy tendré que inventar alguna estrategia más invasiva para ver si te enteras de que por tu bien has de parar ya. Vas tan disparatada que empiezas a parecerte a otra persona y yo necesito que te rescates. Hoy he decidido que no vas a dormir porque ya veo que te has acostumbrado a vivir con el pecho oprimido y eso que ayer intensifiqué el nudo. Ya sé lo que vas a hacer. Vas a erguirte de mala manera para coger temblorosa un lexatín. Pero mira que eres inocente cuando quieres. Yo no me voy a ir hasta que me atiendas.
He venido para avisarte de que en ese estado de disociación completa entre cuerpo y mente no se puede vivir. Así estás, que te vas de viaje y te sientes culpable; que de pronto tienes un nuevo síntoma de otra enfermedad más que temes tener,  pero…¿no te estás dando cuenta de que tu cuerpo simplemente te pide que lo escuches, mimes y des lo que necesita? Igual hoy le apetece tarde de sofá, ¿ por qué no te puedes permitir pararte y disfrutar de eso?
Eres muy insistente y lo sabes, e igual no reparas en lo impulsiva y avasalladora que resultas cuando quieres algo. Pues bienvenida  al mundo real. Resulta que tu alter ego es igual que tú y te está pidiendo que lo escuches. No para de llorar porque no le haces caso y cuánto más insistas en ignorarlo más insistente e irritante se va a volver. Para eso he venido: para que lo escuches y le des calma a través de las sensaciones de tu cuerpo; en conectar con el disfrute y en que te lo permitas, porque así lo mereces. <<Hola, soy tu amiga la ansiedad, ¿me vas a dejar entrar?>>